miércoles, 31 de enero de 2018

DE POR QUÉ MANGO CHUPADO YA NO PIDE FACTURA

Corrupción en Honduras
Ayer me encontré con un amigo al que le pusimos por apodo Mango Chupado, por su peinado alisado y ponderoso. En adelante solo me referiré a él como “Mango” y no por su nombre, ya que en un gobierno autocrático, represivo y autoritario como el que tenemos en Honduras, lo que me dijo es delicado y podría dar origen a represalias. Además, Mango trabaja con el estado, le vigilan su cuenta de Facebook 24 horas y no se puede desahogar en las redes sociales, tiene que cuidar su chambita, y pues bueno, cada vez que me ve se no para de hablar el pobre hombre.

Les diré lo que me dijo a grandes rasgos, el panorama, porque de los detalles y las palabras exactas no me acuerdo. La conversación fue más o menos así:

Mango: “Mirá Edwin, cuando vayás a un negocio, de comida o de cualquier cosa o cuando comprés algo, y te preguntes si querés factura contéstales que no. Y cuando prestés algún servicio no des factura.  Hay que regresar al comercio informal”.

Yo: “Pero oíme Mango, vos sabés que nuestros impuestos le sirven al país. Con esos impuestos se paga a los médicos y a los maestros y a esa gran cantidad de gente que trabaja para el gobierno. Además, con eso se construyen carreteras y hospitales”.

Mango: “Mirá Edwin, yo pensaba así. Todavía recuerdo con nostalgia aquellos anuncios de antaño donde se pedía a la gente que reclamara la factura porque “la factura es beneficio de todos. Exíjala”. Pero he cambiado de opinión por completo. El actual gobierno tiene johdida a la industria y empresa privada. Los trámites burocráticos para iniciar un negocio son increíblemente engorrosos, y cuando lo lográs poner te caen de inmediato con el 1.5%. El resultado es una empresa privada mermada, ya nadie quiere invertir en Honduras, para el hondureño promedio el sueño es trabajar de paracas en el gobierno y se acabaron los emprendedores, aun en San Pedro Sula, una ciudad de empresa desde sus inicios.”

“¿Sabés qué es lo más triste de todo? Que cuando le reclamás a la gente del gobierno que por qué hay tanto desempleado en Honduras cuando el presidente a inicios de su gobierno pasado prometió 600,000 empleos, lo que hacen es echarles la culpa a los empresarios. Diz que porque ellos son los llamados a dar empleo. ¿Te imaginás Edwin? Creería que son ignorantes si no supiera que lo que son es mitómanos y corruptos. ¿Cómo se va a generar empleo si merman la empresa privada con tanto impuesto?  Nambe no se vale, no es justo para el hondureño trabajador.”

“Y lo peor es que presumen de reducir la migración a USA cuando lo que hacen aumenta esa migración, porque al pobre Juan Pueblo no le queda de otra que buscar el “American dream” porque si no aquí se muere de hambre.”

“Bueno, todos esos impuestos estarían bien si se construyeran los hospitales que vos decís, pero como médico te consta que en Honduras los enfermos de cáncer se mueren por falta de acceso a una quimioterapia. El sistema de salud pública, excelentemente diseñado por un gobierno liberal, está prácticamente colapsado. La Seguridad Social saqueada, y los seguros médicos para atención privada son impagables por la empobrecida población.”

Corrupción en Honduras
“Y de las carreteras con las que tanto sacan pecho ni hablar. ¿Has ido a Copán Ruinas? Yo fui a mediados del año pasado y esa carretera parece que estás dando un tour por la luna de tanto cráter. Y eso que es un sitio de turismo mundial, pero ni por eso. Cuando uno viaja a los vecinos Guatemala y El Salvador siente el contraste. Aunque no hubiera fronteras ni aduanas se sabría cuando se entra a Honduras por el pésimo estado de las carreteras en comparación con los vecinos. Y cuando caen tres gotas de agua, esas carreteras nuevas no aguantan ni una corrientilla cuando ya se están desboronando. Ahí es donde uno se entera que la capa de asfalto es delgadísima. Esas carreteras parecen una oblea de delgadas, de esa que se les echa miel. Pero claro, como se fue la carretera, correrán a dar concesiones a sus amigos para reconstruirlas. Su reparación costará un millón, pero ellos la valorarán en 50, mita y mita…”

Corrupción en Honduras
“El gobierno se jacta de su gran logro en educación, que es cumplir con las 200 horas de clase, pero aparte de eso la educación pública sigue siendo deficiente, y el presupuesto para ese rubro se ha disminuido. ¿Te imaginás Edwin? Todo el mundo sabe que los países que han salido de la miseria es porque han multiplicado su presupuesto en educación. ¡Y nosotros lo reducimos! Eso sí. Aumentamos el presupuesto en Defensa como si estuviéramos en guerra, diz que para disminuir el crimen, pero no es la policía que se ha mejorado, sino los soldados que le jalan las bolsas a los achichincles del presidente, que para montarle riata a la gente desarmada si son la ley y muy valientes.”

Corrupción en Honduras
“Y hablando de crimen, esa es otra cosa con la que se llenan la boca. Dicen que hay vida mejor porque se ha reducido el crimen. ¿Vos crees que esa reducción corresponde con la millonada que nos sacan en tasa de seguridad? A pues sí!!!! Bien loco estás si crees que ese dinero realmente va a seguridad… Y claro, ellos si sienten vida mejor, porque quien no va a sentir eso cuando anda aplastando en Toyotas Prado que hasta dejan encendidos cuando se bajan para que el carro esté heladito para cuando regresen. ¡Y el soldadito que nos cuesta millones jalando las bolsas del super, muy lindo él! Eso sí es lindo, eso sí es vida mejor, mirá... Pero a la gente común la siguen matando y lo que pasa es que no lo reportan. Una masacre donde mueren 10 lo toman como un solo evento criminal, y ya ni sale en los periódicos porque como dicen, todos, y oime bien, TODOS esos medios tradicionales están tarifados.”

“Y los medios de comunicación... No sé si te acordás de aquellos días cuando estábamos en la escuela, cuando mirábamos tele y nos enojábamos de tanto anuncio que ponían. Que manteca Clover Brand, que churritos Fiestas, que este producto y el otro... Daban 10 minutos de programación y 15 de anuncios. Eso mostraba una empresa privada saludable, con mucha competencia. ¿Mirá ahora esos noticieros capitalinos tarifados de la noche? ¡Ni un anuncio! Todo lo que pasan son noticias positivas del gobierno. Claro, pura propaganda disfrazada de noticias.”

Corrupción en Honduras
“Haceme caso Edwin, si querés informarte mirá noticieros internacionales. Si ves los locales estarás perdiendo valioso tiempo de tu vida. Y los periódicos no digamos. Ya no vemos los sesudos, ponderados y objetivos editoriales de Tiempo, La Prensa, el Heraldo y la Tribuna. Ahora ya más bien parecen revistas del corazón. El periodismo se ha vuelto en Honduras una ocupación vergonzosa. Si querés ver noticias de verdad sobre lo que pasa en Honduras, revisá el NY Times, Los Angeles Times, The Economist, The Guardian y otros periódicos internacionales, porque los locales solo sirven para lanzar vivas al gobierno y justificar sus mandrakadas.”

“Te voy a decir a donde va ese dinero que pagas en impuestos cuando pedís o das facturas. Una buena parte va para los exorbitantes sueldos de los mandos altos e intermedios cachurecos. La mayoría de esta gente, no son técnicos con altos conocimientos sino jóvenes imberbes y sin experiencia manejados por el que ocupa la silla presidencial, eso sí, muy beligerentes y pendencieros ellos, hábiles en defender la corrupción. Algunos de estos jóvenes, y a mí me consta, hasta el título les regalaron cuando eran activistas del FUUD en aquellos tiempos. No te extrañés entonces del pésimo desempeño de este gobierno.”

“Otra cantidad nada despreciable va las cuentas personales de jefes militares bien pisteados, y para munición y equipo de los “carga bolsas de supermercado”, para las bombas lacrimógenas que les tiran a esos diz que revoltosos que protestan por gusto nada más porque este gobierno tiene este país hecho todo un producto de la digestión intestinal. En esos menesteres se van unos cuantos miles de millones”.

“Otros cuantos miles de millones se gastan en los medios tarifados. Verás, a ellos no les gusta que les digan así, y hasta amenazan con demandar a quien ose insultarlos con esa oprobiosa ofensa… Pero resulta que hasta la Biblia dice que por sus frutos los conoceréis, y el fruto de los tarifados es evidente: puro excremento adulador del gobierno. En estos medios se van otros miles de millones de los impuestos que pagamos los hondureños.”

“Y bueno, vos ya conocés el caso de los 1,300 millones que presuntamente se peinaron los diputados de los fondos departamentales. Pero eso, Edwin, es solo la punta del iceberg. ¿Cuánto más no les pagarán en el tilín tilín cada vez que quieren que se apruebe alguna ley que los beneficie, como aquella donde les bajaron las penas a los corruptos entre muchas otras? Muchos millones.”

Corrupción en Honduras
“En fin, ya no te canso Edwin. Por esas razones es que ni pido ni doy facturas. Cuando me preguntan en algún negocio si la quiero, no solo les digo que no, sino que me encargo de explicarles el por qué. Les digo que mejor se embolsen ellos ese dinerito de los impuestos que al fin y al cabo con eso pueden hacer crecer su negocio en beneficio de la economía de la patria y de ellos mismos, o que le den un bono a los empleados que también así se activa la economía. ¿Pero para que terminen en una cuenta en Suiza o Gran Caimán o en el derroche de “burrócratas” sibaritas en sus fiestas “fancy” y sus innumerables lujos? No señor, mejor no. Ni pido ni doy facturas porque estas hace un tiempo que ya no son en beneficio de todos”.


Hasta aquí llegó mi conversación con el popular, elocuente y dicharachero Mango, que ya no me dejó articular ni media palabra. Lo dejé que arrojara eso que lo tenía atosijado entre el pecho y la garganta. Estoy seguro de que esa noche durmió mejor. 

Edwin F. Herrera Paz
San Pedro Sula, 31 de enero de 2017

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Explicación de los cálculos estadístos sobre los datos del PL y el TSE en elecciones Honduras 2017

Edwin Francisco Herrera Paz



Ante las dudas expresadas por algunos amigos con respecto a los cálculos efectuados para determinar el intervalo de confianza de los resultados arrojados por las actas del Partido Liberal en elecciones Honduras 2017, describo aquí el procedimiento utilizado. Sencillo, por cierto, y puede encontrarse en cualquier libro de estadísticas o en documentos en el internet. El post anterior está aquí: http://lahondurasvaliente.blogspot.com/2017/12/elecciones-honduras-2017-fraude.html 
Primero, los datos se basan en la información proveída públicamente por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y por el Ingeniero Luis Zelaya, titular del Partido Liberal.
Según el TSE, los resultados finales fueron: 1,412,055 votos para el Partido Nacional (PN) y 1,359,610 para la Alianza, lo que representa una diferencia de 52,445 votos. Según estos datos la Alianza pierde con el 49.0539%.

Según el PL, ellos escrutaron el 86% de las actas obteniendo una diferencia de 3,396 votos a favor de la Alianza. Otro dato brindado es que ese 86% es representativo del territorio nacional. Es decir, están representados todos los departamentos y las zonas rurales y urbanas.

Los datos del PL se consideraron como una muestra del caudal electoral total y se procedió a calcular el intervalo de confianza para las proporciones según la siguiente fórmula:



Donde p es la proporción de votos de la Alianza (0.5007); 1-p es la proporción de votos del otro partido (o de la suma del resto según se desee), que en este caso es 0.4993; n es el tamaño muestral que en este caso es de 2,383,632, z es el número de desviaciones estándar en un conjunto de muestras aleatorias, y va a depender del nivel de confianza que escojamos; y finalmente el valor obtenido se le suma y se le resta a p y así obtendremos los límites superior e inferior de nuestro intervalo. Por lo tanto, el intervalo de confianza comprenderá todos los valores que caigan entre estos dos límites. Podemos estar seguros de que, con un porcentaje de confianza escogido por nosotros, el universo o población total N se encontrará dentro de estos límites.

A partir de la ecuación, se ve que el tamaño del intervalo se estrecha a medida que aumentamos el tamaño muestral n. Es decir, a mayor tamaño muestral, más seguros estamos de que nuestra muestra refleja realmente el total. Por otra parte, a mayor nivel de confianza, el intervalo se ampliará. Esto sucede porque el valor de confianza será 1 menos el error, y si queremos minimizar el error, tenemos que ampliar la incertidumbre, es decir, el rango de valores posibles del total.

Solo un par de conceptos más. La característica que estudiamos, extraída de la muestra, en este caso la proporción de votos de la Alianza en la muestra del PL, se le denomina variable. Ese mismo valor al ser estimado en la población, recibe el nombre de parámetro. Vemos que en este caso el parámetro no es un valor fijo sino un rango de valores posibles inferidos a partir de la muestra. Ese es precisamente el intervalo de confianza, y su cálculo proporciona validez científica a los datos obtenidos de una muestra.

¿Y los datos del caudal electoral proporcionado por el TSE qué papel juegan? Pues bien, cuando calculamos el intervalo de confianza en un experimento científico no conocemos el verdadero valor poblacional (parámetro) y lo único que podemos hacer es estimarlo. Pero en este caso, sí tenemos el total proporcionado por el TSE. Podemos analizar si ese valor poblacional se encuentra dentro del intervalo de confianza de nuestra muestra. Si no es así, podemos inferir que nuestra muestra, con mucha probabilidad, no es representativa del total.

¿Por qué nuestra muestra del PL no sería representativa del total del RNP? Hay varias posibilidades.

1. Que se trata de dos conjuntos de datos diferentes. Es decir, hay una gran cantidad de ocurrencias (votos) en el total que no están en la muestra o viceversa. Esto es lo que pasaría en el caso de que el PL hubiera recibido copias de actas diferentes a las que fueron computadas en el TSE.

2. Que el 14% de los votos restantes presentan una proporción muy diferente a los del 86% escrutado. Es decir, que el conteo del PL haya sido estructurado. Sin embargo, no hay ninguna razón para pensar que existe una estructuración natural puesto que la muestra es representativa.

3. Ambas afirmaciones son correctas.

Las pequeñas fluctuaciones aleatorias, por ejemplo un acta con solo votos nacionalistas o con solo votos de la Alianza, serían compensadas por el alto número de actas analizadas, y precisamente estas fluctuaciones son las que producen una variación entre diferentes muestras. Más aun, la evidencia indica que, desde el punto de vista electoral, el territorio hondureño es más o menos uniforme, lo que permite hacer proyecciones de ganadores con solo una muestra pequeña (así ha ocurrido en todas las elecciones).

En mi cálculo, utilicé un valor de confianza del 99.7% (en las ciencias biomédicas se utiliza un 95%) lo que amplía el intervalo y minimiza nuestra posibilidad de error a un 0.3%. Vea la siguiente gráfica:

Fuera joh


El intervalo de confianza se muestra con una línea sólida vertical ubicada en la parte superior de la barra azul, que representa la proporción de votos de la Alianza en la muestra del PL. La verdadera proporción total se encuentra dentro de este rango con una probabilidad del 99.7%. Es decir, la probabilidad de que la verdadera proporción se encuentre fuera de este rango es apenas del 0.3%. Más aun, la probabilidad de que se encuentre por debajo de este rango es de 0.15%. La barra amarilla representa la proporción de votos a favor de la Alianza. Se puede ver que no solo se encuentra fuera de los límites sino muy por debajo del límite inferior. Se puede concluir entonces, con una alta probabilidad, que la muestra del PL no es representativa del total publicado por el TSE.

En general, los métodos utilizados en estadística pueden ser descriptivos, en los que se intenta inferir parámetros poblacionales a partir de muestras; correlacionales, donde se comparan dos variables y se establece con qué magnitud varía una cuando varía la otra; de agrupamiento, en las que se juntan grupos de poblaciones con características similares; y comparativas, en donde intentamos establecer si hay diferencias entre dos grupos con respecto a una variable.

Las estadísticas descriptivas como el IC antes descrito no son ideales para comparar dos grupos, por lo que utilizaremos un método de las estadísticas comparativas para dilucidar si el conjunto de datos del PL y los del TSE son iguales, o al menos razonablemente parecidos como para concluir que proceden de la misma fuente. En particular, estos métodos utilizan lo que se denomina contrate de hipótesis, en donde tenemos una hipótesis nula llamada H0, que es la afirmación “ambos grupos son iguales o provienen de la misma fuente”, y una hipótesis de trabajo H1, en la que afirmamos que se descarta la igualdad o fuente común ara ambos grupos.

Los métodos son variados, y la escogencia de uno depende del tipo de datos a analizar, y de los recursos computacionales disponibles. En este caso utilizaremos el llamado Chi cuadrado (o X2), y nuestra H0 será: los datos del PL y del TSE no son similares puesto que proceden de la misma fuente. H1 será: ambos conjuntos de datos son significativamente diferentes.

No entraré en detalles técnicos acerca del método, pero la finalidad es establecer un valor de probabilidad, o p, que nos dice qué tan probable es que tengamos esos conjuntos de datos DADO QUE ambos provienen de la misma fuente. Obviamente, mientras más bajo el valor de p, menor la probabilidad de que pertenezcan al mismo conjunto. Los valores que puede tomar p van desde uno, en el caso de dos grupos de datos idénticos, y 0, donde no hay manera posible de que los datos provengan de la misma fuente.

Se comienza construyendo una tabla de contingencias de 2X2 con los datos observados del TSE y los del PL de la siguiente manera:

TSE Ob
PL Ob
PN
1412055
1190118
2602173
Alianza
1359610
1193514
2553124
2771665
2383632
5155297

Seguidamente, se construye una segunda tabla de los valores esperados bajo la hipótesis nula:

TSE Es
PL Es
PN
1399018
1203155
Alianza
1372647
1180477

Posteriormente se calcula el valor Chi cuadrado para cada uno de los cuatro valores mediante la siguiente fórmula:



Donde O son los valores observados y E los esperados en el caso de independencia. Finalmente se obtiene Chi cuadrado para el total sumando los cuatro valores y se establece el valor p mediante tablas (Las hojas de Excel tienen incorporada esta prueba estadística lo que facilita el cálculo y usted la puede replicar en su computadora).
El valor de p para la prueba en nuestro caso específico es de 2.11 X 10-17, un valor tan bajo que para fines prácticos es igual a 0.

Una palabra más sobre Chi cuadrado: esta prueba tiene bajo poder, es decir, es proclive a incurrir en error tipo 2 o beta, en el que se aprueba H:0 siendo falsa. Es decir, es débil para detectar pequeñas diferencias entre muestras, lo que se denomina “falsos negativos”. Si deseamos disminuir la probabilidad de falsos negativos usaremos una prueba con mayor poder, como el test exacto de Fisher, que demanda mayor capacidad computacional y no está incluido en Excel. Pero hay un motivo por el que utilicé Chi cuadrado: tiende a favorecer H:0, o sea, a los que alegan que el conjunto de datos es el mismo y que por ende no hubo fraude.

¿Por qué el conjunto de datos del TSE y el del PL son significativamente diferentes? De nuevo, como en el caso del análisis del IC, nos toca especular. O hay amplias diferencias a lo largo de ambos conjuntos, o la diferencia se encuentra concentrada en el 14% no escrutado por el PL. Esto último es sumamente improbable dada la representatividad de la muestra del PL, pero es aquí donde surge otra pregunta aun no despejada por el organismo político. ¿Por qué no fue escrutado el resto? ¿Son las actas no escrutadas las mismas que fueron enviadas al TSE pero no a los partidos políticos durante la caída del servidor? A medida que recibamos información refinaremos los análisis.

Se hace evidente que todas las dudas se despejarían cotejando las actas del PL con las del TSE, y quiero enfatizar que estos cálculos no son evidencia fehaciente de fraude. Como en toda disputa, cada pieza de evidencia se debería analizar independientemente otorgándole un peso (lea más sobre la evidencia en "La falacia del fiscal y la falacia de la defensa". Una explicación más sencilla la encontrará en "La falacia del fiscal y la falacia de la defensa para dummies).

Por otro lado, los procedimiento aquí utilizados son del mismo tipo de los que se realizan rutinariamente en cualquier trabajo científico, por ejemplo cuando se compara la eficacia de dos tratamientos para una enfermedad. Su validez científica es indiscutible y de los resultados depende que se acepten teorías, tratamientos, etc. Si usted tiene conjeturas sobre las elecciones Honduras 2017 o mejores ideas para develar el fraude, en caso de que lo haya habido, por favor deje sus comentarios en este blog o en las páginas donde se postee.
Saludos patrióticos.

domingo, 10 de diciembre de 2017

Análisis estadístico de los resultados parciales en las elecciones Honduras 2017

Fuera joh
Gráfica del porcentaje electoral para presidente versus tiempo para los dos movimientos mayoritarios en los comicios Honduras 2017. La gráfica fue construida a partir de datos del Tribunal Supremo Electoral de Honduras. En Honduras, las lineas de tendencia se han mantenido horizontales con pequeñas fluctuaciones en todas las elecciones anteriores. En cambio, en las presentes elecciones se observan puntos de inflexión que son notables. A estos cambios bruscos de tendencia le llamaremos "Anomalía de Corrales y Matamoros", en honor a David Matamoros Batson, titular del TSE, y Arturo Corrales Álvarez, ideólogo y tecnólogo del oficialismo. Esta anomalía tiene su origen en la que llamaré "Conjetura de Matamoros Batson" (ver texto). 

Edwin Francisco Herrera Paz


Yo, no soy activista de ningún partido político. Le di mi voto al candidato del Partido Liberal, por considerarlo el más apto para cumplir con el trabajo de dirigir los destinos de Honduras. Pero no me considero una persona partidaria. Como ni la Alianza de Oposición ni el Partido Nacional me parecen opciones deseables, me considero en una posición lo suficientemente neutral como para hacer un análisis estadístico (aunque superficial) de los resultados parciales de las elecciones recién pasadas en Honduras.
Un tipo de análisis factible para resultado parciales (que llamaremos muestra)es aquel en el que contrastamos hipótesis y establecemos un valor P, que es una probabilidad expresada en porcentaje. Supongamos que en nuestra muestra gana el candidato A, pero las elecciones las ganó el candidato B. Nuestra hipótesis de trabajo es que la muestra que tenemos es realmente representativa del total, en cuyo caso obtendremos un valor P alto, o por lo menos mayor a un límite arbitrario llamado alfa, que usualmente es del 5%. Si después de nuestro procedimiento estadístico P resulta ser menor al 5% entonces nuestra muestra no es representativa del total. Una posible causa de esta falta de representatividad es un tamaño de muestra muy bajo. Por ejemplo, que nuestra muestra sea solo el 10% de los votos escrutados. Otra causa es una población estructurada, es decir, muy subdividida en cuanto a sus preferencias, y eso es precisamente lo que alega el Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Honduras.
Obtener un valor P para el proceso electoral Honduras 2017 sería relativamente sencillo desde el punto de vista computacional. Se obtienen los datos totales del TSE, en este caso, 1412,055 para el PN y 1359,610 para la Alianza. Luego, se ejecuta un algoritmo que tome una muestra aleatoria del mismo tamaño que nuestra muestra, en este caso del 57% del total. Si en esta simulación el PN obtiene una proporción igual o superior a la que obtuvimos en nuestra muestra original, se aumenta un contador en 1. Esta simulación se repite miles de veces (unas 10,000 iteraciones), y al final, el valor del contador se divide entre el número de iteraciones. Si esa proporción (P) es menor al 5%, concluimos que nuestra muestra no es representativa del total y por lo tanto no es aleatoria, es decir, tiene algún tipo de sesgo o estructuración.
Según el titular del TSE y el gerente de Ingeniería Gerencial Arturo Corrales Álvarez las votaciones en Honduras están estructuradas. De hecho, Corrales Álvarez sospechosamente nos lo anticipó desde el domingo de las elecciones cuando publicó en un canal de televisión las encuestas de boca de urna. Nos explicó que, en Honduras, las elecciones no eran como antes, que hoy en día es el voto rural el que decide un ganador, y por ello las elecciones las ganaría Juan Orlando Hernández, el candidato del oficialista Partido Nacional (PN).
¿Cómo explica el TSE y el oficialismo (la misma cosa a juicio de muchos) que, con un 57% de las actas escrutadas y un 5% de ventaja de Salvador Nasralla (SN), candidato de la Alianza de Oposición, al final ganara Juan Orlando Hernández (JOH) por 1%? Ellos achacan esta anomalía a la estructuración en el escrutinio de las actas. Según ellos, la primera parte del escrutinio la ganaba SN porque correspondía exclusivamente a las zonas urbanas. El motivo, según ellos, es que las actas provenientes de las zonas urbanas son transportadas mucho más rápidamente al TSE que las rurales donde el acceso es más difícil. Entonces, ese 57% corresponde a esas zonas urbanas donde SN gana con un 5%. La segunda parte en cambio, o sea el 43% restante, corresponde a las zonas rurales donde gana JOH contundentemente.
Hay varios motivos por los qué dudar de la argumentación del TSE (que llamaremos “la conjetura de Matamoros-Batson, o CMB) y el oficialismo y los enumeraré.
1) La CMB asume que las votaciones están perfectamente estructuradas por preferencia electoral. Toma como hecho que en todas o casi todas las comunidades rurales gana JOH, y en todas o casi todas las urbanas SN. Suponer una estructuración de ese tipo es absurdo debido a que las preferencias electorales están fuertemente marcadas por el tradicionalismo, y este suele exhibir cierta variación tanto localmente dentro de los departamentos como entre departamentos. Si bien puede ser cierto que es probable que haya ciertas preferencias según el criterio urbano o rural, no hay evidencia de que esa preferencia esté perfectamente estructurada.
2) La CMB asume que el conteo fue un proceso perfectamente estructurado, con las regiones urbanas escrutadas primero y las rurales después. Esto es evidentemente falso, primero, porque el acceso por carretera a las diferentes comunidades es variable. Algunas localidades rurales son de fácil acceso, y algunas urbanas se encuentran lejos del TSE. Aunque es posible que haya una tendencia de las actas urbanas a llegar al TSE antes que las rurales, esa tendencia no debe ser tan marcada como para producir la marcada estratificación observada en el proceso.
3) La mayor parte del territorio nacional es relativamente homogéneo en cuando a su clasificación urbano rural. Muchas localidades urbanas muestran características rurales, por lo que no se observa una fuerte estratificación entre estos dos sectores.
4) Más del 50% de la población hondureña es urbana.
5) El tipo de estructuración asumido por la CMB jamás se ha visto en las elecciones en Honduras, donde usualmente la tendencia no cambia desde una muestra tan baja como el 10% de los votos escrutados. Variaciones desde el 5% con 57% escrutado hasta invertir la tendencia es un fenómeno inédito en nuestros procesos electorales.
Ahora, démosle al TSE el beneficio de la duda, y asumamos que la CMB es verdadera y que en realidad el proceso fue sumamente estructurado y que, además, la inversión de la tendencia después de la caída y el reemplazo del servidor fue un evento casual sumamente desafortunado. En este escenario, calcular un valor P con las muestras parciales ofrecidas por el TSE sería una labor inane.
Entonces, ¿Podemos encontrar una muestra del actual proceso electoral que realmente sea aleatoria y representativa de la totalidad de los votantes? Desde luego que sí. Los partidos políticos recibieron copia de las actas durante el proceso, y el Partido Liberal (PL) escrutó el 86% de ellas. Según las palabras del titular del PL Ingeniero Luis Zelaya, con ese porcentaje escrutado SN supera a JOH por 3,396 votos. Para comenzar, no tenemos ninguna razón para suponer que esta muestra no sea aleatoria puesto que las actas son escaneadas directamente del sitio de votación (MER). Es decir, la CMB no aplica para esta muestra.
Podemos realizar algunos cálculos, derivados de la estadística descriptiva, sobre los datos para determinar si es probable que JOH haya realmente ganado por puro azar, sin manipulación de la votación, dados los datos proporcionados por el PL. Estos cálculos son los mismos que se realizan en las investigaciones científicas y permiten saber hasta qué punto, o con cuanta confianza, podemos extrapolar los hallazgos obtenidos trabajando sobre una muestra, al total de la población. Específicamente, calcularé el intervalo de confianza (IC) del dato proporcionado al público por el PL. El IC se utiliza para saber hasta cuanto puede variar un valor en la población, dado ese valor en nuestra muestra, en este caso, el dato del PL.
A Partir de los datos del PL comenzamos calculando el porcentaje o proporción de votos para cada partido. Considerando los votos de la Alianza más los del PN como el 100% (excluiremos a los demás partidos y los votos nulos para facilitar el cálculo), entonces una diferencia de 3,396 nos revela un porcentaje de 50.08% para la Alianza, y de 49.93% para el PN.
El IC depende de dos factores: 1) Del tamaño muestral, y 2) Del porcentaje de confianza que estamos dispuestos a dar a nuestro análisis. A mayor tamaño muestral, más seguros estaremos de nuestro resultado y el IC será más estrecho.  Por otro lado, a menor confianza, más estrecho será el rango de IC y viceversa. En los cálculos más estrictos se utiliza un 99% de confianza, y en los menos estrictos de las ciencias sociales, un 90% (no hace falta comprender los detalles de la estimación de IC, solo el significado que pronto explicaré).
Aplicando la ecuación del IC de la proporción de votos en la muestra del PL para estimar entre qué límites se encontrará el total de votos, y con una confianza del 99.7%, obtenemos los siguientes resultados: Número máximo de votos en favor de la Alianza, 9,335. Número máximo en contra de la Alianza, 1,437. En otras palabras, con una probabilidad muy alta (99.7%) podemos asegurar, que dados los datos proporcionados por el PL, el PN no le puede ganar a la Alianza por más de 1,437 votos. Como el intervalo de confianza comprende ambos casos (gana o pierde la Alianza), los datos del PL muestran lo que se considera un empate técnico.
Ahora bien, según los resultados del TSE, el PN le gana a la Alianza por 52,445 votos que deben encontrarse incluidos dentro del 14% restante no escrutado por el PL. La probabilidad de que esto se de por azar es muy baja. Dicho en otras palabras, la probabilidad de que el PN le haya ganado a la Alianza por más de 1,437 votos por pura casualidad dados los datos del PL es igual a 0.15%, mucho más bajo que el valor alfa del 5% usualmente aceptado por la ciencia para rechazar hipótesis. Por lo tanto, lo más convincente es descartar que el resultado se debe al azar si no más bien a algún tipo de manipulación. Ignoro si los datos faltantes del PL corresponden a los enviados al TSE durante la caída del servidor, pero sería interesante saberlo.

Dadas así las cosas, desde el punto de vista estadístico todo indica una suerte de manipulación de los resultados en los votos faltantes del PL, lo que no descarta la manipulación de otros votos ya incluidos en el escrutinio de ese partido, evidenciado por el cambio brusco en la tendencia después de la caída del servidor con 57% de votos escrutados. Sin embargo, presiento que JOH será declarado ganador por el TSE, aún bajo los cuestionamientos de los hondureños y la comunidad internacional. Ese fue siempre el plan. Para el partido oficialista, no hay acción alterna posible.